EL OPUS DEI “OBRA DE DIOS” El OPUS…

EL OPUS DEI “OBRA DE DIOS”

El OPUS DEI es un término en latín que significa “la obra de Dios”. Se trata de una orden fundamentalista, y hasta pudiéramos decir que fanática, que opera al amparo del catolicismo. Oficialmente se considera parte de la iglesia Católica Romana, y la propia Opus Dei declara  que no tiene una identidad separada de la iglesia, pero hay muchos datos que sugieren que no es así, y que esta sociedad esa regida por sus propias leyes. La orden fue establecida en 1928, y ha crecido hasta incluir 80,000 miembros, Diseminados en Europa, Estados Unidos y América Latina, principalmente en los países en los que es predominante el catolicismo.

Ya hace rato, el finado papa Juan Pablo II, para consternación de los críticos de la orden, aprobó la controvertida canonización del fundador de la orden, el español José María Escrivá de Balaguer. A juzgar por sus escritos, de Balaguer fue un autentico  fascista, y ciertamente de una intolerancia a toda prueba, condenando todo aquello que no fuera católico y derechista, lo que le creó una fama de retrogrado entre los liberales y las mujeres.

Escrivá de Balaguer fue partidario de dictaduras. Junto con la mayoría de los clérigos españoles,  en 1930 el tomo él partido de los Nacionalistas, en contra de la República española. Los republicanos respondieron con extrema violencia, asesinando a miles de sacerdotes; el propio de Balaguer tuvo que huir para salvar su propia vida. A partir de estas experiencias, no es de sorprenderse que el haya desarrollado una gran animadversión1 en contra de la izquierda, y al mismo tiempo una fuerte simpática por Hitler y su movimiento; se volvió famosa su declaración  de que el dictador nazi  “salvaría la cristiandad del comunismo”. (El comunismo no es directamente mencionado en la literatura del Opus Dei, pero según algunos ex afiliados, el anticomunismo es uno de los motivos principales de la organización.)

Con frecuencia se ha escrito al Opus Dei como una especie de “masonería católica”, y sus críticos enfatizan el hecho del secreto y de la gran manipulación de los miembros en la sociedad. Aunque, refiriéndose al secreto, de Balaguer prefería el término “discreto”. Al igual que en la francmasonería, la pertenencia a esta sociedad es por invitación, pero los paralelismos no llegan más allá,  hasta podrían presentarse como sociedades antagónicas, en tanto que el propio de Balaguer  llego a decir que la francmasonería  era “obra del Diablo”. En muchos sentidos, el Opus Dei se parece a un culto religioso, pues se trabaja psicológicamente con los miembros,  y en los altos niveles se practican métodos de indoctrinamiento2 religioso.

El Opus Dei es tal vez el mayor exponente de los valores del catolicismo conservador, incluyendo la firme oposición al aborto y al control natal por medios artificiales. En esta organización se sostiene que la iglesia católica representa  la única religión  verdadera, y que las otras no son más que engaños y fantasías. La relación de la orden con el papa Juan Pablo II ha sido objeto de gran controversia en diversos ámbitos religiosos y laicos.

Uno de los teólogos favoritos del pontífice, Hans Urs Von Balthasar, describe al Opus Dei como “La máxima concentración del poder fundamentalista dentro de la iglesia “. Y puesto que, durante el periodo de Juan Pablo II, el propio vocero del vaticano, Joaquín Navarro Valls, era miembro del Opus Dei, era inevitable el conflicto de intereses.

Pero ¿Se trata realmente de una organización fascista? La relación del Opus Dei con Francisco Franco fue siempre ambigua y, aunque algunos personajes importantes del régimen eran miembros de la orden, una facción del Opus Dei elaboro los medios para separarse del régimen de Franco, lo que ayudo a preparar el camino para la democratización de España después de la muerte del dictador. Por otro lado, los críticos de la orden citan con vehemencia un manifiesto de Balaguer, llamado  “El camino”, en el que ciertamente se manejan conceptos propios de la ideología fascista. Sea como fuere en el aspecto político, la realidad es que en esta orden existe el fundamentalismo3, la intolerancia respecto a otras religiones, una estructura no democrática y la disposición a obedecer ciegamente las órdenes de sus líderes. Ciertamente existe un peligro en el control psicológico que la orden ejerce sobre sus miembros, lo que se hace de varias maneras, en especial por medio de una “platica semanal”, en la que el miembro debe revelar los detalles más íntimos de lo que está ocurriendo en su mente  al “consejero espiritual”. Existe también un peligro en la agresiva manipulación que se emplea para captar nuevos miembros. Esto, combinado con el hecho de que ellos no revelan sus verdaderos fines, manteniendo el secreto ante el público, además de la insistencia de Balaguer de ejercer un control de elite sobre la orden, es lo que hace pensar en un culto mesiánico, construido alrededor de una personalidad carismática.

Como muchos líderes de cultos, de Balaguer acostumbraba a decir que las personas no tienen por qué considerarse iguales dentro de “la obra de Dios”. Los sacerdotes son más importantes que los propios iniciados. En varios capítulos de El Camino él expresa la necesidad de un liderazgo fuerte y dice que existen personas que son intrinsecantemente5 superiores: una elite que posee un conocimiento más elevado que los demás, por lo que se les debe seguir ciegamente. Esta es una inquietante reminiscencia de los sueños racistas de Hitler respecto de la superioridad de los Arios, y es un patrón que puede encontrarse en las sociedades secretas más recalcitrantes6.

Se dice que los miembros del Opus Dei tenían a Balaguer en tan alta consideración que si palabra era como la del propio Dios, incluso muchos miembros actualmente le escriben cartas, tratándolo como si estuviera vivo. En su libro no se hace mención de otras religiones, pues para el no existían otras, pues la única religión era el catolicismo. Alguna vez llego a llamar a la Reina Isabel, que es cabeza de la iglesia anglicana, “ese demonio”, con lo que dejaba claro su posición respecto a las otras corrientes del cristianismo. Su actitud ante las religiones no cristianas puede ser evaluada por el  hecho de que él utilizaba nombres de batallas ganadas en contra de los musulmanes  como metáforas para expresar vitoria o éxito en una empresa.

Es muy difícil ignorar los señalamientos que se hacen con frecuencia respecto de la influencia que ejerce el Opus Dei en el catolicismo romano. Por ejemplo, su responsabilidad en el culpable silencio  del vaticano respecto de las actividades de la Segunda Guerra Mundial. Las críticas a esta organización se agravaron a partir de la beatificación de de Balaguer,  lo que sin duda fue una mala señal de la iglesia católica hacia el mundo exterior. Como muchas otras organizaciones clandestinas, el Opus Dei también ha sido acusada de infiltrarse en los medios de masas, para introducir elementos de manipulación. En 1979, el entonces jefe de la orden envió al vaticano algún material estadístico, que se hiso publico debió a “ciertas indiscreciones”. En estos documentos se revelaba que la orden tenía 479 miembros en diversas Universidades, 604 trabajaban en los diarios, 52 en estaciones de radio y televisión, 38 en agencias noticiosas y de publicidad y 12 en agencias cinematográficas. El Opus Dei interviene ahora en internet, principalmente a través de “sitios de chat”, y se dice que muchos de sus “agentes” están involucrados en grupos de extrema derecha en todo el mundo, buscando asegurar su influencia en instituciones tan importantes como La Unión Europea, el FBI, la CIA y numerosos gobiernos. Pero lo más importante de su misión es su deseo de crear un mundo en el que todos sean católicos.

NOTA: Para aquellas palabras que son dificil de enteder rescate aquellas de mayor importancia para entender este pequeño relato del Opus Dei.

1  Animadversión:  Sentimiento de oposición o antipatía que se tiene contra alguien o algo.

2  Adoctrinamiento (a veces llamado indoctrinación por influjo del inglés indoctrination):  Es el conjunto de medidas y prácticas educativas y de propaganda usadas por las élites sociales dominantes como medio de control social no explícita ni necesariamemente coactivo, pero sí influyente.

3  Fundamentalismo:  Se denomina fundamentalismo a distintas corrientes religiosas que promueven la interpretación literal de un texto «fundamental» (como por ejemplo el Corán, la Torá o la Biblia).

4   Mesianismo:  La palabra mesianismo no indica solamente la esperanza de una salvación realizada por un mesías futuro en el ámbito de la religión judeocristiana, sino que comprende todos aquellos movimientos políticos y religiosos que tienden a renovar la sociedad y a dar una respuesta a todos los problemas de incertidumbre y de angustia que la oprimen.

5   Intrínsecamente :  Interiormente, esencialmente en algo, ya sea en una sociedad entre otras.

6   Recalcitrante:  Obstinado, aferrado a una opinión

BIBLIOGRAFIA

Titulo: Las Sociedades Secretas

Autor: Nick Harding

Editorial: Grupo Editorial Tomo S.A de C.V.

Edicion: 2da Edicion de septiembre de 2010

Titulo Original: Secret Societes

Numero de Paginas: 251 paginas

INTERNET

http://www.opusdei.org.mx/

Anuncios